Teatro indio: el Kijote Kathakali

Los gigantes a los que se enfrenta Don Quijote.

El Kijote Kathakali

¿Qué vínculo entre Cervantes y la India? ¿Qué vínculo entre el Quijote y el teatro indio Kathakali que surge en el Estado sureño de Kerala?

Ignacio García, Director de la obra y experto en proyectos interculturales, viajó a Kerala para familiarizarse con el teatro Kathakali. Mónica de la Fuente, la Directora Asociada, es especialista en artes escénicas de la India y se ha formado en Danza Bharata Natyam y en teatro Kathakalicon. Ambos tuvieron el asesoramiento de renombrados escritores como Ayyappa Paniker y Girish Karnad. Los cantos del Kijote Kathakali se basan en los textos de Cervantes adaptados por P. Venugopalan a la lengua malayalam, la oficial del Estado de Kerala.

La representación corre a cargo de Compañía Margi Kathakali (Trivandrum, Kerala, India), una de las más prestigiosas del país. Además de escuela de teatro Kathakali y Kuttiyattam es también un centro de investigación en el que colaboran actores, músicos, cantantes, escritores y críticos para recuperar y adaptar obras al teatro clásico, manteniendo la llama de la tradición. Han recibido el premio “Obra  Maestra del Patrimonio Oral e Intangible de la Humanidad” por la UNESCO (2001).

Don Quijote teatralizado

En el Kijote Kathakali las andanzas del caballero y su fiel escudero se representan con la riqueza visual del arte dramático Kathakali cuyo origen se remonta al siglo XVII, similar a la obra de Cervantes. La representación reviste una sorprendente modernidad debida a la novedad de ver al tan conocido Ingenioso Hidalgo a través de la mirada del “otro” y su cultura. Una veintena de actores intervienen en el escenario entre músicos, cantantes y actores mudos que representan con gestos y movimientos los cantos, a veces intercalando algún grito que en boca de Don Quijote suena eufórico o desgarrador.

El espacio se llena de color gracias a los trajes tradicionales Kathakali y a los esmerados maquillajes de los actores que requieren hasta seis horas de preparación y son realzados por el juego de luces. Una colorida tela se alza en medio del escenario como símbolo de la tenue frontera entre realidad e imaginario. En una exitosa puesta en escena de las dos perspectivas, Alonso Quijano vestido de una sencilla túnica blanca y Don Quijote en su atuendo de caballero se encuentran en el escenario, el primero observando desde la penumbra al segundo en sus andanzas.

El fiel escudero Sancho Panza, desde su sencillez campechana, es la voz de alarma del Hidalgo cuando éste pretende enfrentarse a innumerables peligros -reales o imaginarios. También representa la mano que le ayuda a levantarse cuando cae al suelo tocado por un doloroso relámpago de lucidez, su exuberante imaginario decepcionado por la cruda realidad.

Tras pasar por Almagro la obra del Kijote Kathakali ha iniciado su gira por salas españolas estrenándose el 30 de julio en el Matadero de Madrid.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *